Preguntas frecuentes

El material usado para las bolsas es fabricado por la modificación y procesamiento de almidón de maíz con otros polímeros biodegradables y compostables. Esta mezcla innovadora logra un efecto significativo en la conservación de energía y la gestión ambiental. No contiene metales pesados que usualmente se encuentran en los plásticos de uso común.

Las bolsas de basura de ékolo cuentan con las certificaciones EN 13432 y OK Compost (Home y Industrial) en la que prueban su biodegradabilidad. Aparte también existen ASTM y BPI de Estados Unidos, que tienen parecidas condiciones al certificado EN 13432 del comité europeo. Les vamos a contar un poco de los certificados que tienen nuestras bolsas.

La certificación EN 13432 requiere que los bioplásticos compostables se desintegran después de 12 semanas y se biodegraden completamente después de seis meses. Eso significa que el 90 por ciento o más del material se habrá convertido en CO2. La parte restante se convierte en agua y biomasa, es decir, compost valioso. Los materiales y productos que cumplen con esta norma pueden certificarse y etiquetarse en consecuencia.

Actualmente no existe una norma internacional que especifique las condiciones para el compostaje doméstico de productos biodegradables. Sin embargo, existe una norma australiana AS 5810 que sí la prueba. Además, un certificador belga TÜV Austria ha desarrollado el esquema de certificación para el hogar OK Compost Home, que requería al menos un 90% de degradación en 12 meses a temperatura ambiente.

¡Mientras más nos informamos mejores decisiones podremos tomar! No se olviden de siempre pedir certificaciones en productos biodegradables o al menos encontrar una entidad que lo respalde..

Biodegradable consiste en que el producto cuenta con la propiedad inherente de que se biodegrade de forma natural a través de microorganismos como bacterias, hongos o algas.

Nuestras bolsas de basura son Compostables y significa que el producto puede biodegradarse a un paso más acelerado cuando se cumplen ciertas condiciones en el ambiente de temperatura, humedad y microorganismos.

Los plásticos Oxo-degradables se fragmentan rápidamente en piezas cada vez más pequeñas a través de los rayos UV o el calor y se convierten en microplásticos, pero no se descomponen a nivel molecular como los plásticos biodegradables y compostables. Los microplásticos resultantes terminan en el medio ambiente y es un mal para nuestras tierras y mares. No existe evidencia alguna, según el comité Europeo, que esta tecnología reduce el problema de la descomposición del plástico en un lapso razonable.

Por eso nosotros creemos en los bioplásticos compostables hechos de recursos renovables y les advertimos que tengan cuidado con los oxo-degradables ya que existen varios productos de ese tipo. ¡Dile NO al microplástico!

Los materiales renovables son aquellos que pueden fabricarse o generarse lo suficientemente rápido como para mantenerse al día con la rapidez con que se usan. Los materiales no renovables, incluidos los materiales para fuentes de energía, son aquellos que tardan mucho en renovarse y generalmente se usan más rápido de lo que se pueden regenerar.

Es necesario cuando compras un producto preguntar cómo ha sido hecho y de dónde proviene. El antes de un producto es muy importante para saber si ha sido fabricado con métodos sostenibles, renovables y de menor contaminación que los productos convencionales que son no renovables.

Los combustibles fósiles (no renovables) tienen un suministro limitado y algún día se agotarán. Los procesos para extraer y transportar combustibles fósiles han causado daños ambientales generalizados por la minería en franjas y los derrames accidentales de petróleo. Lo que es más importante, quemar combustibles fósiles libera gases nocivos de efecto invernadero a la atmósfera, principalmente CO2. Los plásticos hoy en día están hecho a partir del petróleo.

Es por eso que en ékolo nosotros siempre optamos por materiales renovables para contribuir con el cambio que el mundo se merece.

Los bioplásticos se refieren a una gran familia de plásticos que se obtienen de la biomasa al comienzo de su vida (de base biológica), se metabolizan en biomasa orgánica al final de su vida (biodegradable), o ambos. Existen 3 categorías:

  • No biodegradables pero que están hechos parcialmente o completamente de bases biológicas
  • Biodegradables que tienen de origen el petróleo
  • Ambos; biodegradables y parcialmente o completamente de base biológica

Aunque a menudo se confunden con plásticos biodegradables, los oxodegradables son una categoría en sí mismos. No son un bioplástico ni son biodegradables, sino un plástico convencional mezclado con un aditivo para imitar la biodegregación. Los plásticos oxodegradables se fragmentan rápidamente en piezas cada vez más pequeñas, llamadas microplásticos, pero no se descomponen a nivel molecular o polimérico como los plásticos biodegradables y compostables. Los microplásticos resultantes se dejan en el medio ambiente indefinidamente hasta que finalmente se descomponen por completo.

Tengan mucho cuidado al ver la palabra BIODEGRADABLE en un producto, procuren que no sea un engaño ya que existen pocas regulaciones en Sudamérica. Si ven en la descripción del producto que tiene un “aditivo”, pregunten por una opción verdaderamente biodegradable de base biológica.

No! Por favor hay que ser conscientes que la palabra biodegradable no es para incentivar el deshecho de los residuos que generamos de manera incorrecta. ¡Si botas una pepa de palta en un ambiente seco y frío, durará muchos años en la intemperie antes de biodegradarse! Preferimos que nuestra bolsa acabe compostada ya que sería la manera más sostenible de eliminarla.

Ya que en ékolo buscamos atacar el problema desde la raíz del mal manejo de los residuos, preferimos que una bolsa de basura de nosotros termine en el medio ambiente, mar o incinerada vs. una bolsa de polietileno (plástico común). Esto es porque la bolsa de ékolo necesita menos energía para ser producida, reduce las emisiones de carbono e inclusive se va a biodegradar.

El compost es el abono con el que alimentamos de varios nutrientes a nuestros cultivos, macetas y jardines. El compost se obtiene a través de un proceso de transformación natural de los residuos orgánicos. Al juntar 50% residuos secos (hojas, ramas, papel, carton, aserrín) y 50% residuos frescos (frutas y verduras, café, papas, camotes, etc.).

Para más información, pueden entrar a https://limacompost.com para poder asistir a talleres de compost, aprender a compostar en casa o recibir el servicio de recojo de residuos orgánicos. ¡Anímense!




Whatsapp